Cómo detener los celos en la pareja

¿Con quien hablas ahora por WhatsAPP? ¿Por qué hablas tanto con él /ella? ¿Con
quien estabas ayer a las cinco que no me cogías el teléfono? ¿Te suenan este tipo de preguntas? ¿Eres tu quien las hace o es tu pareja? ¿Son frecuentes? ¿Sientes angustia o indignación cuando las emites o te las hacen? Sufrir alguna vez, ocasionalmente, este desagradable sentimiento que son los celos, una
mezcla de ira y miedo, sin perder el control y hacer o decir algo hiriente para nuestra pareja,
es bastante usual.


Pero si acosamos a nuestra pareja frecuentemente con actitudes de control, espiándola,
enfadándonos por sospechas y desconfianza infundada y la acusamos sin prueba real alguna
de infidelidad, entonces tenemos un problema de celos obsesivos o celotipia.  Los celos
pueden llegar a ser realmente dañinos si dejamos que nos dominen.


 ¿Por qué se manifiestan los celos en la pareja? ¿Cuáles son las consecuencias para la
relación? 
¿Por qué se manifiestan los celos en la pareja?
 
Nuestro cerebro tiene dos zonas clave donde se originan los celos. En experimentos
realizados con los monos tití que son monógamos, según un estudio realizado en la
Universidad de California, se vió que los monos celosos tenían más actividad en la zona del
cerebro llamada giro cingulado, un área relacionada con el dolor social en los humanos, y
que se suele activar cuando una persona se siente rechazada por seres cercanos, como la
pareja, familia , amigos… Además, también hubo mayor actividad en el septum pellucidum
,que se activa ante el stress y en la formación de parejas primarias. Así mismo,
experimentaban una subida de los niveles de testosterona y cortisol.

Nuestros ancestros, primitivamente, derrotaban y cazaban a sus competidores para
asegurarse que sus genes sobrevivieran mediante la realización de su paternidad.
Pero no somos monos, y tenemos que ser conscientes de que no funciona el eliminar a los
posibles rivales, sino el conectar psicafectiva y sexualmente con una pareja que nos haga
sentir lo más felices y realizados posible y nosotros a ella .


Los celos son un sentimiento de sospecha, desconfianza y miedo que se manifiesta hacia la
pareja. Generalmente proviene de sentimientos de inseguridad, ansiedad, inferioridad,
miedo, baja autoestima y de soledad que les lleva a la dependencia emocional.
 Cuando no podemos controlarlos e interfieren en nuestra vida diaria causándonos
demasiado dolor, los celos pueden destruir el vínculo amoroso y causar graves daños a la
relación.


Básicamente, tenemos un sistema de expectativas, valores, costumbres y creencias sobre lo
que está bien y lo que está mal. Esto es lo que favorece la aparición de este
sentimiento. Idealizamos la relación, pensando que nuestra pareja solo puede amarnos a
nosotros, esperando que tenga ojos solo para nosotros y, sobre todo, que sean
nuestros. Estar celoso es tener miedo de perder lo que tienes. Uno entonces actúa como el
“dueño del otro”.
El desencadenante de los celos es la amenaza percibida, ya sea real o imaginaria. La verdad
es que no somos celosos de todos, solo de aquellos que percibimos como posibles
rivales. Aquí es donde la autoestima juega un papel fundamental. Los celos se convierten en
un mecanismo de defensa para ocultar nuestra inseguridad y miedo cuando sentimos que
nuestro cuento de hadas es sacudido por una tercera persona.

Los celos son causados ​​por sentimientos de inseguridad y baja autoestima. Las personas
celosas suelen exhibir un alto nivel de inseguridad personal y una baja autoestima, lo que les
lleva a creer que no valen lo suficiente para ser dignos del amor de su pareja, quien pronto o
más tarde los abandonará por otra persona.
Esta baja autoestima y estas falsas creencias pueden tener distintos orígenes. La primera es
en la infancia, cuando no se ha recibido el cariño y el reconocimiento necesarios para

generar una sana autoestima. O bien, ha habido episodios de abandono real o de ausencias
así interpretadas por la persona que tiene estos sentimientos. El segundo está vinculado a
experiencias con otras parejas infieles en el pasado que generaron una forma de trauma en
el amor.


¿Cómo se manifiestan los celos?


Los celos se caracterizan por preocupaciones excesivas y repetidas sobre la fidelidad y
lealtad de la pareja. Estas preocupaciones generan una elevada ansiedad y un estado de
hipervigilancia que conduce al desarrollo de conductas de control sobre la pareja,
encaminadas a reducir el malestar emocional derivado de estas preocupaciones.
Ser celoso no siempre es percibido como un problema por la persona que lo padece, pues en
muchos casos se interpreta como una conducta que demuestra preocupación y amor por la
otra persona. Sin embargo, los celos se manifiestan a diferentes niveles:

A nivel cognitivo


Las personas celosas suelen tener pensamientos distorsionados e intrusivos sobre la
posibilidad de una infidelidad por parte de su pareja. Encontramos en el celoso una
percepción exagerada de las amenazas que se ciernen sobre la relación. Otras personas con
las que interactúa su pareja son vistas como amenazas. Las personas que sufren de celos
perciben los deseos y necesidades personales de su pareja como una evidencia y una
amenaza de pérdida de interés en la relación. En algunos casos, la vida amorosa anterior de
la pareja se ve incluso como una amenaza para la relación.


A nivel conductual


Los celosos adoptan conductas de control y supervisión del comportamiento de la
pareja. Consultar el móvil y la agenda, preguntas frecuentes sobre el entorno, actividades
fuera de la relación,… Las personas celosas muchas veces necesitan mantener un contacto
constante, por ejemplo a través de llamadas telefónicas, y si la pareja no responde a las
llamadas, este silencio será interpretado como una señal y una amenaza de infidelidad.

A nivel emocional


Las personas que sufren de celos pueden desarrollar sentimientos negativos sobre el entorno
de su pareja, es decir, amigos, familiares, compañeros de trabajo, gustos personales y
aficiones. Sienten desconfianza y sospecha, lo que también puede generar trastornos como
ansiedad e irritabilidad permanente con arrebatos de ira incontrolable ¿Cuáles son las consecuencias de los celos en la pareja?.


Las consecuencias de los celos pueden afectar a la persona que los padece, a la persona que
es objeto de los mismos y a la propia relación. Suele decirse de los celos que son el “veneno
de la pareja”.


A nivel personal se trata de trastornos como la ansiedad, la depresión, la irritabilidad y la
dificultad para controlar la ira con la pareja y con el entorno. Sentimos entonces una
sensación de pérdida de control sobre la relación, de culpa y una progresiva pérdida de
autoestima.


Las consecuencias para la otra persona suelen ser un sentimiento de frustración,
distanciamiento emocional de la pareja y miedo a sus reacciones. Esto genera sentimientos
de confusión acerca de la pertinencia y adecuación de los comportamientos, necesidades y
deseos personales.


Las consecuencias para la pareja son el establecimiento de dinámicas disfuncionales, y el
establecimiento de una comunicación negativa e ineficaz.
Al mismo tiempo, se crea una dinámica de acercamiento y distanciamiento de socios. La
persona objeto de celos buscará protegerse de las conductas controladoras y el celoso
intentará eliminar sus miedos a la infidelidad aumentando sus conductas controladoras. Todo
esto conduce a situaciones insostenibles en la relación, provoca mucho sufrimiento y puede
llevar en última instancia a la ruptura de la relación.

¿Cómo manejar los celos en la pareja? ¿Se pueden controlar los celos y la desconfianza? ¿Puede cambiar una persona celosa?
Es muy común que los celos aparezcan dentro de la pareja, pero es posible entenderlos y
manejarlos. Puedes trabajar los celos en una relación siguiendo algunos consejos antes de
que deteriore tu relación:

  1. Introspección
    ¿De dónde vienen los celos y por qué aparecen en tal situación? Darte cuenta del origen de
    tus celos no solo te ayuda a conocerte mejor, sino que también te da las herramientas para
    manejarte mejor y librarte de la pesada losa que son los celos.
  2. Trabajar la confianza en uno mismo
    Para controlar con éxito los sentimientos de celos, es fundamental trabajar la confianza en
    uno mismo y la autoestima. No luchamos contra los celos en sí, ni contra la persona que los
    provoca, sino contra su origen: la debilidad que permite que aparezcan desde el principio.
  3. Habla con tu pareja
    Ábrete a tu pareja y explícale cómo te sientes. Reconocer estos sentimientos frente a tu
    pareja no siempre es fácil. Pero no hay nada malo o vergonzoso en aceptarlos y
    compartirlos. Al contrario, puede ayudarte a mejorar la comunicación , y permitir que tu
    pareja te comprenda mejor para mostrar más empatía hacia ti.
    La eliminación de los celos se basa, por tanto, en dos áreas de trabajo:
     Los sentimientos: aceptar las emociones ligadas a los celos, vivir esa emoción, atravesarla,
    desarrollar la confianza en si mismo, cambiar vuestra forma de pensar, controlar los
    pensamientos negativos sustituyéndolos por otros positivos.
     Comportamientos : cuide a su pareja, hable con ella de los celos para aceptarlos,
    abandone los comportamientos de vigilancia y control, enfrente sus miedos, comuníquese
    auténticamente consigo mismo y con su cónyuge.
    ¿Cómo eliminar los celos en la pareja?
    Si te preocupa demasiado la lealtad de tu pareja, si ejerces conductas controladoras, si la
    participación de tu pareja en actividades fuera del entorno de la relación genera ansiedad y
    pensamientos de sospecha y esto genera problemas en tu relación, consulta a un experto en
    Terapia de Pareja, en Psicoóptima podemos ayudarte.
    La clave es hacer de tu relación una prioridad.
    No podrás deshacerte de este sentimiento de celos hasta que hagas terapia individual o de
    pareja. Pero para empezar, vas a ser capaz de aceptar tener esta emoción y permitir que así
    sea. Paradójicamente, aceptarlo te ayudará a debilitarlo.
    La incertidumbre es parte de la relación. Los celos buscan la certeza, pero la incertidumbre
    es parte de la vida, y es importante aprender a aceptarla. Si acusas, exiges y castigas,
    corres el riesgo de crear una profecía autocumplida. Recuerda que, al final, los celos rara vez
    hacen que las relaciones sean más seguras. Practicar comportamientos afectivos hacia tu
    pareja, es la mejor ayuda para acrecentar vuestra unión.
    Una relación libre de celos es una relación más sana, más serena y más plena. Podemos
    ayudarte a vivir tu relación con respeto, confianza y comunicación auténtica. ¡Una relación
    sana!

Juntos, trabajaremos para cambiar los pensamientos disfuncionales e irracionales que tienes
sobre tu relación, el comportamiento de tu pareja y la infidelidad. Aprenderás a neutralizar y
eliminar los rituales de control sobre tu pareja. Podrás aumentar la confianza en tu pareja y
cambiar tus expectativas y creencias sobre las relaciones.
Existen estrategias para aumentar y fortalecer la autoestima, que te darán una
imagen más positiva de ti mismo.