¿Sufres dolor durante las relaciones sexuales?

 

¿Sufres dolor durante las relaciones sexuales? - PsicoÓptima

Sufres dolor durante las relaciones sexuales. No te agobies. Las causas por las que puedes tener dolor durante la penetración son múltiples, y de ellas, la mayoría son benignas y de fácil tratamiento.

La causa más frecuente es la ansiedad. Esta provoca la producción de adrenalina lo que puede hacer que se contraigan los músculos pubocoxígeos que son particularmente sensibles y, ante la tensión, la rigidez impide que la vagina tenga la elasticidad suficiente, como para que la penetración pueda ser placentera. Y lo que es peor, puede convertirse en dolorosa. Esto ocurre fundamentalmente en las primeras relaciones de nuestra vida.

Estos dolores son normales en este caso, sólo hay que tener paciencia, relajarse, háblarlo con la pareja, amigas con experiencia o personas de confianza, alargar los preliminares para que la penetración se produzca solo cuando estés muy excitada -yo te aconsejaría que las primeras veces esperéis hasta casi cuando vayas a tener el orgasmo– y , poco a poco, desaparecerán.

Otro caso muy diferente es cuando el dolor se prolonga durante mucho tiempo, días o meses, y hasta años si no se trata, o es muy intenso, porque en ese caso hay que consultar a un profesional.

Vaginismo y dispareunia, disfunciones sexuales psicológicas que tienen solución

El vaginismo es el prolapso, o una contracción de forma refleja y por tanto, involuntaria, del tercio inferior de los músculos pélvicos en la mujer, lo que impide la penetración o, si se realiza, ésta es dolorosa. Se trata de un miedo al dolor que se convierte en algo inevitable. Esta disfunción la sufre entre un 2% y un 4% de la población femenina. Lo padecen no sólo durante las relaciones sexuales, sino en cualquier caso en que haya la posibilidad de introducir un objeto en la vagina, como durante la exploración ginecológica o al colocarse un tampax, por ejemplo.

La dispareunia es el dolor coital sin prolapso, también por motivos ansiógenos.

El miedo al dolor provocado por traumas, desconocimiento o falsas creencias e inhibiciones desde el inconsciente, hace que este problema pueda prolongarse durante años.

Sin embargo, la buena noticia es que tras una terapia a cargo de un sexólogo/a, los índices de curación son los más altos, en torno a un 100% si permanecen hasta que finalice la terapia.

Todavía tenemos escasa y mala información sexual para cuando sufres dolor durante las relaciones sexuales y, por ello, muchas mujeres pasan demasiado tiempo, años incluso, hasta que se deciden a buscar ayuda profesional. Lo hacen en ocasiones cuando quieren tener hijos; cuando la pareja se ha resignado también a años de relaciones sexuales sin penetración.

Dolor en la menopausia y por exceso de higiene

Otra causa del dolor coital en las mujeres es la perturbación del ecosistema bacteriano en la vagina: los micro-organismos son muy útiles para lubricarla, y protegerla de microbios patógenos. Si faltan, se produce sequedad, falta de elasticidad e infecciones. No hay que tener un exceso de higiene, un lavado al día es suficiente. No deben emplearse protege-slips, crean maceraciones nefastas en la flora vaginal.

La sequedad por carencia de estrógenos en la menopausia, produce también dolor si no se emplea algún lubricante o tratamiento sustitutivo. No le ocurre a todas las mujeres, algunas lubrican mucho incluso hasta la vejez. Otras padecen también el que la vagina se vuelva más frágil, más sensible. Pero la menopausia no debe ser el fin de la sexualidad. De hecho, en estudios realizados en los últimos diez años se observa que muchas mujeres mayores de 50 años afirman tener una sexualidad con mayor frecuencia y satisfacción que cuando eran jóvenes. Esto se debe a que ya están libres de tabúes por desconocimiento y más descargadas laboralmente y del cuidado de los hijos, y el problema orgánico lo suplen con geles, parches o medicación oral. Cuando estos cambios les suponen demasiado estrés, con apoyo de terapia sexual los superan también con prontitud.

Cuando los gérmenes son los responsables

Si sufres dolor durante las relaciones sexuales, también pueden ser en muchos casos, provocados por infecciones vaginales. Toda irritación o dolor persistente debe ser consultado a un médico y evitar hasta que éste les reciba, las relaciones sexuales con penetración. El médico identificará y tratará farmacológicamente los gérmenes responsables.

Otro motivo de dolor en la mujer puede ser el padecer una endometriosis; es una enfermedad por la que el tejido que normalmente cubre el interior del útero crece fuera e invade a otros órganos como la vejiga, los ovarios, las trompas de Falopio o los intestinos. Esto puede producir dolores durante la penetración o después. Hay ciertos tratamientos hormonales que pueden ser prescritos por los médicos, así como antiinflamatorios no esteroides para bajar la hinchazón y el dolor. En ocasiones no es suficiente y hay que recurrir a la cirugía.

Si eres hombre y sufres dolor durante las relaciones sexuales

En cuanto a los hombres, también pueden sufrir dolores durante y después del acto sexual. Como en la mujer, la aprensión ansiógena juega un papel motivador, pero los casos en número son irrelevantes. Pueden producirse por infecciones, crisis por hemorroides y, en los hombres mayores de 50 años, con frecuencia, por problemas de próstata. Estos motivos de dolor, igualmente deben ser consultados a un médico.

Blanca Isabel Soria Arranz

Sexóloga, Psicoterapeuta Experta en Terapia de Pareja